domingo, 9 de diciembre de 2018

Hermann Künig von Vach no pasó por Santa Marina del Rey ni por Benavides.




No cabe la menor duda, de que el populoso Camino de Santiago puede resultar una tentación para todas aquellas personas o entidades sin escrúpulos que pretendan lucrarse a costa de los peregrinos. Con frecuencia, el afán de notoriedad, la picaresca empresarial o las ambiciones de cualquier tipo, alientan a quienes desean cometer ese tipo de fechorías.

La falta de sensibilidad hacia los peregrinos ha ocasionado desde siempre numerosísimos conflictos relacionados con el Camino de Santiago. Y lamentablemente, a día de hoy, la situación no ha cambiado. Por ello, con mucha más frecuencia de la deseada, a menudo observamos en los medios de comunicación como se anuncian nuevas rutas jacobeas, que en buen número de casos, carecen hasta de la fundamentación histórica mas elemental para ser consideradas en serio.

Pero todo vale para aquellos que solo ven en los peregrinos una manera de beneficiarse desde diferentes ámbitos. Es entonces, cuando las administraciones suelen entrar en este juego indecente y perverso, e intentan sacar su propia tajada. Sin embargo, es frecuente que acabe por aparecer la documentación histórica y esta puede terminar convertiéndose en un recio obstáculo.

A pesar de todo ello, algunas veces la suerte, la ignorancia, la corrupción u otra serie de factores, permiten que los pícaros se salgan con la suya y puedan poner en funcionamiento sus estafas culturales. Pero afortunadamente, estas suelen nacer con los días contados y no logran prolongarse en el tiempo mucho más allá de algunos años o décadas. Contar con un "reconocimiento oficial" permite engañar o manipular de una forma legal a los peregrinos, y esto, aunque dicho "reconocimiento oficial" haya sido concedido por personas que no tienen suficientes conocimientos históricos para otorgar ese reconocimiento.



Y con relación a los nuevos caminos jacobeos, estos pasados días aparecieron en prensa algunos artículos que informaban sobre el proyecto de una ruta que se atribuye al monje Hermann Künig von Vach. Por ejemplo, en el Diario de León Un monje medieval inspira una nueva senda a Santiago pero también Municipios leoneses recuperarán la senda jacobea del monje medieval Hermann Künig von Vach así como en Leonoticas Municipios leoneses recuperarán la senda peregrina de Hermann Künig von Vach y en algún medio más.

En efecto, y como muchas veces sucede en este tipo de casos, a menudo se invita a participar en estos proyectos a personas que guiadas por la buena fe pero sin suficiente información deciden implicarse, sin saber que ellos, mucho antes que los peregrinos, van a ser los primeros engañados. Esto tampoco es nada decente y por esa razón les facilitaré algunas informaciones históricas que les permitirá reflexionar con tiempo y comprender que el proyecto de camino jacobeo que promueven resulta erróneo, disparatado y solo posible desde una interpretación extravagante. Así, para que todas las personas y administraciones implicadas en esta errónea ruta que atribuyen a Hermann Künig, tengan la oportunidad de valorar con serenidad ese proyecto, en los siguientes párrafos les proporcionaré algunas informaciones históricas clarificadoras.



Por tanto, para que nadie pueda ser víctima por desconocimiento o ignorancia de este itinerario tan disparatado, a continuación aportaré varias informaciones históricas que debido a su sencillez y claridad, evidenciarán lo extravagante que resulta el proyecto que pretenden impulsar.

Así es, si consultamos la noticia publicada por el Diario de León Un monje medieval inspira una nueva senda a Santiago podremos leer:

Hermann Künig von Vach fue un monje que publicó en 1495, en Estrasburgo, una guía de la peregrinación que durante el siglo XVI fue muy utilizada por multitud los viajeros centroeuropeos. En ella sigue básicamente el Camino Francés con dos variantes, en las provincias de León y Lugo.
En la primera de ellas, hacia la mitad del trayecto entre León y Astorga, Künig deja el itinerario calixtino, para tomar el camino de Santa Marina del Rey, cruzar La Cepeda y dirigirse a Cerezal de Tremor, siguiendo desde allí hacia Ponferrada. Así, frente a las cotas de 1.500 metros de altura del paso de Foncebadón, Künig opta por un paso cercano a Brañuelas al que se accede, en suave ascenso, sin cruzar montañas y a una cota de unos 1.100 metros, en territorio ameno y bastante poblado.

Como es sabido, el conocido librito de Hermann Künig von Vach no se escribió en lengua española y por ello, para ofrecer las siguientes explicaciones he trabajado con una traducción, la que se ofrece en la revista Iacobvs. Tal vez no se pueda asegurar que la narración o sus traducciones sean absolutamente perfectas, sin embargo, dos informaciones de los escasos versos que dedica al itinerario entre León y Astorga son bien explícitas para descartar que el monje se desviara hacia Santa Marina del Rey.

En primer lugar, deberá tenerse en cuenta que el monje Hermann Künig había pasado por la ciudad de León y tomó la dirección de Astorga. Para llegar a ella, debían de cruzarse tres puentes. Estos, desde León, debían corresponder a los tres ríos de cierta entidad que tienen que cruzarse entre ambos núcleos amurallados: los de los ríos Bernesga, Órbigo y Tuerto. El monje Hermann Künig lo deja bastante claro "Si quieres, en cambio, encaminarte a Astorga, debes cruzar tres puentes". Si tenemos en cuenta que el desvío estaba después de cruzar los tres puentes y subir un monte, entonces, ¿cómo podrá sostenerse que el monje tomó el camino hacia Santa Marina del Rey?, ¿cuáles serían los tres ríos de entidad que deben existir desde la ciudad de León hasta el desvío de Santa Marina?

Pero por si alguien quisiera resistirse a la evidencia, en los escasos versos que dedica a su camino entre León y Astorga, también deja constancia de la inmediatez del desvío con respecto a la población de Astorga. Efectivamente, Hermann K. indica que "Desde allí, debes tomar a mano izquierda, y así llegas enseguida a Astorga", aunque finalmente recomendará tomar el inmediato camino del desvío. Y siendo ello así, ¿cómo podrá sostenerse que Hermann K. tomó el camino hacia Santa Marina del Rey si dicho camino se encuentra a unos 30 km de Astorga?, y en fin, ¿cómo podrá sostenerse que se llegaba enseguida a Astorga si ese desvío hacia Santa Marina del Rey está mucho más cerca de la ciudad de León que de Astorga?



En definitiva, Hermann Künig fue muy claro al aconsejar evitar Rabanal cuando ya se acercaba a Astorga "Mi consejo es que evites el Rabanal", pero también al dejar reflejado que después de los tres puentes: "debes cruzar tres puentes", se llegaba enseguida a Astorga: "y así llegas enseguida a Astorga". Y es que, el monje fue muy explícito ya que después de los tres puentes y de subir un monte aconsejaba tomar el camino recomendado o desvío: debes cruzar tres puentes y subir luego un monte. Sin duda, en el itinerario de Hermann Küning no hay espacio para Santa Marina del Rey, pero tampoco para Benavides ni para cualquier otra propuesta extravagante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.